alfonsocortes.com Rotating Header Image

Bárcenas: el enemigo dentro

Artículo publicado en el plural el 28/02/2013
Enlace: http://www.elplural.com/2013/02/28/barcenas-el-enemigo-dentro/

A mis estudiantes, cuando les hablo de estrategias de comunicación política, empiezo contándoles que el peor enemigo de un político está en su propio partido, y que el mayor daño que se le puede hacer a una institución es desde dentro. Ante esta afirmación, el lunes me comentaron que eso era una excentricidad por mí parte, y que el mayor enemigo de Rajoy era evidentemente Rubalcaba.

No pretendo dar aquí ninguna clase y seguir hablando de filtraciones, de que las puñaladas sólo son certeras a corta distancia, o del hedor a alcantarilla de los entramados de poder. Si acaso he mencionado aquí a mis estudiantes, es para hacer público, de algún modo, mi afecto por ser quienes dan sentido a la faceta profesional que más me motiva.

Dejando lo sentimental y volviendo al tema que nos ocupa, podemos ver cómo el señor Bárcenas (cualquiera es señor protocolariamente, no me malinterpreten) le está haciendo mucho más daño al Partido Popular que las palabras de Rubalcaba y del resto de la oposición juntas. Esto es así porque los de adentro saben mucho mejor que los de fuera las cantidades ingentes de mierda que puede haber intramuros de una organización, y conocen movimientos que desde el otro lado de la puerta de Génova 13 ni nos imaginamos.

Dicho esto, se abre el debate sobre si es justo o no recibir por parte de un político semejante cañonazo a la línea de flotación de su Gobierno. En la historia nos encontramos casos de todos los colores y sabores, justos e injustos, pero en este caso, creo que Rajoy y su equipo están recibiendo un castigo merecido.

Y es la venganza de Bárcenas merecida porque ha sido el propio Rajoy quien ha mantenido, mimado y cobijado a este tiburón bajo su manta, además no ha sido capaz de cortar por lo sano y personarse como acusación (que es lo mínimo que puede hacer un político que se considere honrado), y es el propio PP quien cada día aporta una nueva contradicción y escusa delirante sobre el caso Bárcenas.

Le voy a dar un consejo médico señor Rajoy (y sé, aunque no sea mi intención, que le va a gustar a nuestra amiga Esperanza): cuando un paciente tiene una hemorragia grave, lo primero que hay que hacer es cortarla;  luego ya veremos. Usted, sin embargo, está en su inconfundible “antes de nada, ya veremos”. Si quiere no verse desangrado por el suelo del ruedo político, y cumplir con su deber de frenar el descrédito de las instituciones españolas, le recomiendo casa y reposo. Dimita señor Rajoy

Social Share Counters

Leave a Reply